23 Abr 2019

Estudiantes de la carrera de Química Industrial utilizan aplicación Specto por primera vez

/
Posted By

Cromatografía fue la secuencia que los estudiantes pudieron utilizar en clases de “Métodos de Separación”.

Si hablamos de innovación en la educación, por lo general queda relegada al sistema escolar donde la didáctica es crucial para captar la atención de los niños y niñas en las primeras etapas del aprendizaje. Este es el mito que Specto quiere derribar poniendo al centro de la formación universitaria herramientas y recursos que vayan en coherencia con el mundo digital al cual estamos acostumbrados.

De esta forma, Specto (Fondecyt 1180619), y en específico, la realidad aumentada se convierte en un aliado para la formación universitaria, ya que una de las principales ventajas de este tipo de herramientas es que ayuda el proceso de visualización de fenómenos complejos. Tal es el caso de la cromatografía, correspondiente al método de análisis que permite la separación de gases o líquidos de una mezcla por adsorción selectiva.

Es así como más de 20 estudiantes de cuarto año de la carrera de Química Industrial pudieron usar esta secuencia didáctica de cromatografía para la enseñanza y apropiación de la teoría cinética de elución.

“Creo que, del punto de vista práctico, los chicos se entusiasman más y pueden ocupar el celular en otra cosa más que sólo redes sociales, pero también les permite visualizar fenómenos que son complejos de imaginar y entender a través de los vídeos y gráficas que tiene la aplicación”, explica Manuel Bravo, profesor del ramo de “Métodos de separación” y docente del Instituto de Química de la PUCV.

“Me gustó la aplicación porque me ayudó a seguir mejor lo que el profesor estaba explicando, me sentí como en el colegio (risas)”, dice Sabrina Gelponi, alumna del ramo.

Cabe notar que Specto es un proyecto financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt), cuya finalidad es mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje de las ciencias con foco STEAM, donde el segundo año de implementación corresponde al uso de la aplicación en formación universitaria, mientras que el primer año se centró en contenidos de enseñanza media.